Propiedades: se acorta la brecha entre el precio publicado y el que se paga

Propiedades: se acorta la brecha entre el precio publicado y el que se paga

El vendedor sincera el precio que pide y el comprador acerca propuestas más razonables

Después de un 2020 inestable, en el que tanto propietarios como compradores tenían pocas referencias claras alrededor de las cuales establecer precios, la brecha entre los valores de lista publicados y los montos finalmente concretados se empieza a reducir. “Para que un inmueble pueda venderse rápido es fundamental que se ajuste al valor real”, asegura Ariel Champanier, presidente de RE/MAX Premium. Según sus propios números, la distancia entre precio publicado y precio final se redujo desde un 30%, en el 2020, a un 15% actual.

Obviamente, en el caso de algo tan dispar como la brecha entre precios, el porcentaje concreto es relativo y no funciona más que cómo un indicador. “Depende de cada caso, no podemos generalizar. Pero sí, a nivel tendencia se está achicando un poco esa brecha”, coincide Daniel Bryn, titular de Bryn Real Estate.

La explicación es doble. Por un lado, los vendedores parecen haber bajado levemente los precios y, por lo tanto, las ofertas que reciben se acercan más a lo que se pide. “Todo depende del valor al que está publicado el aviso. Mi sensación es que hay publicaciones más bajas, más realistas. Se va sincerando el precio que se pide, y por lo tanto no hay ofertas tan agresivas”, sigue Bryn. “El vendedor tiene una idea más clara de donde están los precios y el comprador acerca propuestas más razonables”, coincide Champanier. Se disipó esa sensación de que las propiedades bajaron 30%. Prácticamente no se cerraban operaciones con esa diferencia entre precio publicado y precio final”, sigue el titular de RE/MAX Premium. Una cotización más afinada, entonces, no solo incide en acercar a las partes involucradas, sino también en cerrar la operación con mayor rapidez.

CONOCÉ TODA LA INFORMACIÓN DEL MERCADO INMOBILIARIO EN LN PROPIEDADES
La baja en los precios de lista tiene que ver con una mayor predisposición para vender. “Insistir mes tras mes con un precio alto, sin que haya consultas ni visitas, hace que los vendedores bajen los valores. El que realmente quiere vender sincera el precio”, dice Bryn. Otro factor, agrega el consultor y corredor inmobiliario, es que los precios de las unidades a estrenar se encuentran bajos, lo que lógicamente lleva a la reducción de los usados.

El mercado empieza a encontrar precios de equilibrio más bajos y con referencias más estables. “Hay una realidad: el que durante los últimos dos años y medio decidió esperar, en general vendió por menos. Si hoy decidís esperar seguramente vas a vender por menos”, dice, contundente, Champanier. “No hay ningún motivo de corto plazo para que los precios suban”.

Por Tomás Gonzalez Casartelli

Fuente Lanacion