Matt Fitzpatrick, campeón del US Open: el histórico éxito del inglés que firmó su primera victoria a lo grande

Matt Fitzpatrick, campeón del US Open: el histórico éxito del inglés que firmó su primera victoria a lo grande

Derrotó por un golpe a Zalatoris y Scheffler en un final cerrado y conquistó su primer éxito en el PGA Tour

Matt Fitzpatrick es tan intrépido como irreverente, porque reavivó el duelo ancestral en el golf entre Estados Unidos e Inglaterra y levantó bien alto la bandera de su país para hacerse grande en rodeo ajeno. Lejos de verse intimidado, el oriundo de Sheffield se llevó el US Open, el torneo que despierta mayores sentimientos entre los estadounidenses.

Fue una manera de subrayar lo cómodo que se siente en Norteamérica, porque volvió a triunfar en la misma cancha donde había alzado el US Amateur en 2013. Aquel año se había convertido en el primer inglés desde 1911 en ganar aquel prestigioso certamen para aficionados, pero ahora se consagró en las grandes ligas. Al igual que Angel Cabrera en el US Open 2007, su primera conquista en el PGA Tour se dio en un major. Una gesta impresionante en la madurez de sus 27 años.

Matthew Fitzpatrick, campeón del US Open de golf, y el abrazo con su caddieRobert F. Bukaty – AP

El momento más impactante que quedará del torneo fue su tirazo desde el crossbunker del hoyo 18, para empezar a asegurarse el torneo frente al acecho de Will Zalatoris, el local que ya acumula tres segundos puestos en majors, después del Masters 2021, el PGA Championship 2022 y esta fantástica batalla librada en The Country Club de Brookline, en Massachusetts. “Estuvimos hablando mucho sobre la estrategia del 18 y, si hubo un tiro con el que tuve problemas últimamente, fue desde el crossbunker, pero terminó siendo uno de los mejores que pegué en mi vida. ¡Ahh, qué alivio!”, suspiró Fitzpatrick, que gritó campeón después de una última vuelta de 68 golpes (-2) y un total de 274 (-6).

Cuando Fitzpatrick se adjudicó el US Amateur en 2013, Jack Nicklaus –una de las dos leyendas vivientes del golf norteamericano junto con Tiger Woods- le susurró en la entrega de premios que, siendo inglés, “le había ganado a todo Estados Unidos”. Ahora se llevó los elogios de todos por haber soportado un combate hoyo tras hoyo con Zalatoris y Scottie Scheffler, Nº 1 del mundo, último ganador del Masters de Augusta y que ya se frotaba las manos para perpetuar un año de ensueño. “Lo quería hace tanto tiempo… era un sueño. Tener mi primer major en mi primer triunfo en los Estados Unidos es increíble; me gustaría que todos los torneos de la gira se jugaran en esta cancha”, bromeó Fitzpatrick, uno de los que integra esa mayoría que optó por seguir fiel al PGA Tour y no se vio tentada por los petrodólares de la LIV Golf Series.

A lo grande: la primera victorias de Fitzpatrick, campeón del US Open de golfJulio Cortez – AP

Fue un test de supervivencia, una conversación entre tres con un desenlace a puro suspenso. La única certeza era que unas horas antes de la definición, Hideki Matsuyama había dejado un score de -3 total en el Club House, número que fijaba el piso del score que se debía alcanzar para mantenerse vivo en la contienda.

El primer punto de quiebre importante en la vuelta fue cuando Zalatoris sacó una luz de dos golpes al culminar el hoyo 11. Eran momentos de duda para Scheffler, que desaceleró después un gran trayecto de ida que le había permitido subirse a la punta (4 birdies, 31 golpes), y sufrió dos bogeys consecutivos en el 11 y el 12. Mientras que Fitzpatrick, que parecía embalado, se complicaba solo y caía también en la trampa del par 3 del 11.

Sin embargo, con esa diferencia a su favor, Zalatoris dejó un golpe en el 12, un destino fatal muy patente de lo que les ocurrió a varios en el certamen, porque cada vez que alguien intentó asomar, el triturador recorrido par 70 –sumado a los nervios- se encargaron de bajar de un plumazo a los distintos aspirantes al título. Fue entonces cuando Fitzpatrick aprovechó y metió una bomba para birdie en el hoyo 13. Pero además, el 18º del ranking mundial embocó otro gran putt en el 15 para volver a ser el puntero y miró a sus dos contendientes desde arriba en el tramo final.

El primero en caer en la lona del ring fue Scheffler (-5 total), que no pudo presionar un grupo más adelante al fallar su chance de birdie en el 18. Y entonces, la pulseada se circunscribió a Fitzpatrick y Zalatoris. El inglés llegó con un golpe de ventaja al hoyo final y tuvo una mala salida con una madera 3, pero desde aquel crossbunker de la izquierda pegó un approach a pura valentía y con los ojos cerrados para aterrizar la pelota en el green y terminar su vuelta de 68 (-2) con par. Así, la responsabilidad recayó en Zalatoris, forzado a conseguir un birdie para ir a un playoff; sin embargo, su intento rozó el hoyo y la gloria quedó para Fitzpatrick, que giró su mirada a la derecha y vio a su caddie hundiéndose la visera para tapar su emoción. Unos metros más lejos, su madre y su hermano –el mismo que le había llevado los palos en aquel triunfo en el US Amateur 2013- se abrazaban y festejaban. La celebración era de aquel círculo íntimo, pero también de toda Inglaterra.

Así, Fitzpatrick recibirá por el triunfo un récord de 3,15 millones de dólares de una bolsa total de 17,5 millones. Todas estas cifras son inferiores a las entregadas la semana pasada en el primer evento de la serie LIV Golf, respaldada por Arabia Sautia, que ofreció 4,75 millones de dólares al ganador (Charl Schwartzel) y repartió un total de 25 millones.

Por Gastón Saiz

Fuente Lanacion