Largas colas en los supermercados: para anticiparse a una posible devaluación, los argentinos buscan adelantar sus compras básicas

Largas colas en los supermercados: para anticiparse a una posible devaluación, los argentinos buscan adelantar sus compras básicas

Hubo filas y concentración en sucursales de todo el país. Se adquieren, principalmente, productos de primera necesidad no perecederos

A pocas horas del cambio de gobierno y con altas expectativas de devaluación, miles de argentinos aprovecharon el feriado del viernes para adelantar sus compras y cubrirse frente a los posibles aumentos de precios.

Si bien los consumidores llevan varios meses conviviendo con índices de inflación mensuales de dos dígitos, se anticipa una aceleración de las subas durante las próximas semanas. No solo podría haber incrementos asociados a una inminente alza del dólar oficial, sino que además se esperan aumentos masivos como consecuencia de la disparada de los combustibles. De hecho, en los últimos días algunos productos se encarecieron más del 50%, recuperando todo el terreno perdido durante la vigencia de los acuerdos de precios.

Los incrementos fueron generalizados: consumo masivo, ferretería, materiales para la construcción, productos electrónicos, insumos difundidos, entre otros. Ahora, el objetivo de miles de consumidores es stockearse de todo lo que sea posible y evitar el riesgo de que dentro de unos días su dinero no alcance para las compras del mes.

“La gente cobró y es uno de los fines de semanas más fuertes del mes y del año. Además, es verdad que el temor a una devaluación genera siempre compras de cobertura. Se usó este feriado para eso”, explicaron desde una de las cadenas nacionales de supermercados.

Los consumidores buscaron principalmente alimentos no perecederos (EFE)
Los consumidores buscaron principalmente alimentos no perecederos (EFE)

“Toda esta semana hubo mucho volumen de unidades de venta y de tickets, que es básicamente más cantidad de operaciones. Son productos básicos: no son changos que rebalsan, apenas duplican las unidades del ticket promedio y todos son productos de almacén. Perfumería, limpieza, almacén, limpieza, lácteos y bebidas. Todo bien básico. No hay nada de non-food: no hay textil, juguetes, electro. Se explica por la expectativa de que todo eso valga más la semana que viene. Es un intento de refugio contra cualquier potencial aumento de precio”, detallaron en otra cadena grande.

Se mostraron de acuerdo desde la gerencia regional de Cuyo de otra de las cadenas más importantes del país. “Hay muchas colas en todas las sucursales. Tuvimos que reforzar las cajas con más trabajadores de lo previsto y debimos adelantar la reposición de algunos productos de almacén, como arroz, fideos y salsa”, señalaron.

“En Mendoza, San Juan e imagino que otras ciudades fronterizas, se suma también la llegada de miles de turistas extranjeros que aprovechan el tipo de cambio favorable. Ellos sí están comprando productos que no pertenecen a la canasta básica, pero los argentinos son bastante medidos en sus consumos y se limitan sólo a stockearse de mercadería de primera necesidad”, sumaron.

Ventas en crecimiento

El “boom” de ventas del fin de semana largo refleja un movimiento atípico entre las góndolas de los supermercados, pero las estadísticas oficiales publicadas por el Indec muestran que la mejora de ventas comenzó un poco antes. Según la última encuesta de supermercados publicada por el organismo, en septiembre pasado la facturación de los súpers creció 3,8% interanual en términos reales (descontando el efecto de la inflación).

Las ventas de bebidas en los supermercados aumentan a mayor ritmo que la inflación (EFE)
Las ventas de bebidas en los supermercados aumentan a mayor ritmo que la inflación (EFE)

Ya en ese momento se observaba una tendencia de mayor volumen de consumo sobre productos de primera necesidad. Las estadísticas desagregadas muestran que en el noveno mes del año crecieron 151,6% en términos nominales (sin descontar la inflación) las ventas de productos de almacén, superando por 13,3 puntos porcentuales a la inflación general de ese período (138,3%).

También superaron al IPC los rubros de almacén (176,9% de aumento nominal interanual de la facturación). las frutas y verduras (178,7%), las carnes (161,6%) y los alimentos preparados (160,3%), entre otros.

Habrá que esperar a la publicación de los resultados de noviembre y diciembre para conocer cómo impactaron el resultado del balotaje y las expectativas de devaluación en el consumo de los argentinos. Por lo pronto, las largas colas en las góndolas de los súpers anticipan un repunte en los productos de primera necesidad.

Fuente Infobae