La vida detrás de ‘Hide the pain Harold’: cuando eres el ‘meme’ más famoso de Internet

La vida detrás de ‘Hide the pain Harold’: cuando eres el ‘meme’ más famoso de Internet

Andras Arato, un ingeniero húngaro de 75 años, es el nombre real del meme más conocido de la red. Contó su historia hace dos años

Uno puede usar a Hide the pain Harold vía sticker para asentir, para discrepar, para quedarse perplejo, ya sea vestido de médico, tomándose un café o leyendo el periódico. Pero mucha gente desconoce que detrás de la cara de banco de imágenes hay una persona con una biografía.

Cuando Andras Arato preguntó quién lo conocía ante un auditorio lleno casi todos los presentes alzaron la mano. Sucedió durante una charla TEDx en Kiev en 2019. El hombre detrás del meme contó quién era y cómo se originó el inexplicable fenómeno de su popularidad.

«Es como un cuento de hadas, pero no es ficticio sino real. Es la historia de mi vida», comenzó su relato. Nació en Hungría en 1945, se graduó como ingeniero eléctrico y trabajó para varias compañías. Sorprende que la mueca enigmática detrás de la pegatina que se comparte en los grupos de whatsapp ganara varios premios científicos.

EL VIAJE A TURQUÍA
«¿Cómo pudo un ingeniero retirado convertirse en un meme?», es la pregunta retórica que lanza al público en un momento de su exposición..

Surgió en un viaje a Turquía. Como un turista más, Andras se hizo fotos en cada esquina para compartirlas con amigos, familiares y en una red social, que no era Facebook, donde fue descubierto por un fotógrafo profesional que contactó con él para una sesión de fotos. Andras tenía algo. Tras cientos de instantáneas solo limitó a tres parcelas el uso de su imagen: política, religión y sexo.

Pronto pasó de imagen como médico modélico en un hospital a ser sustituido por los rostros de los presidentes americanos tallados en el Monte Rushmore. A ser un meme, una condición que hubo de descifrar a través de Wikipedia. De ahí a ilustrar los mensajes que encierran los tuits por todo el mundo. Pero convertirse en un chiste fue una situación límite e imparable que lo superó. Una pandemia digital.

«La naturaleza de Internet es que nada nunca desaparece. Si cerraba una página, al siguiente día otras tres habrían abierto con el mismo contenido», explicó al público entregado en Kiev. Solo esperaba ser enterrado por los escombros digitales de Internet, que la gente lo olvidara por el contenido masivo que se genera cada día, que otros hombres lo sustituyeran convirtiéndose inesperadamente en memes. Algo que nunca sucedió. Andras Arato era diferente al resto, un personaje demasiado icónico y compartible.

FINAL FELIZ
Un usuario descubrió su verdadera identidad y contacto con él. Le manifestó lo que mucha gente piensa: que no hay nadie detrás del meme. Le insistió con una demanda absurda, que le demostrara que era un ser humano viviente. Accedió al final mandándole una foto con un mensaje escrito en un cartel: «Estoy vivo». También se viralizó, claro, al punto de que «internet explotó», según explicó a un público entregado en Kiev al escuchar su historia.

Comenzó a recibir invitaciones de todas partes del mundo y a comprender mejor su rol. El de Harold Hide the Pain (Harold esconde el dolor). «Es un rol asignado por la gente de internet» que ha hecho su vida «muy emocionante e interesante».

Fuente Elmundo.es