La CGT activa su primera protesta contra el Gobierno y se teme por un cruce con la izquierda

La CGT activa su primera protesta contra el Gobierno y se teme por un cruce con la izquierda

Los gremios se movilizarán desde el Obelisco al Congreso para reclamar por el impacto de la inflación en los salarios; el trotskismo y los piqueteros marchan a la misma hora, pero van a Plaza de Mayo

Con la inflación sin control y tras la promesa oficial incumplida de enviar más recursos para las obras sociales sindicales, la CGT activará hoy su primera demostración de fuerza desde que el Frente de Todos llegó al poder. Sin consenso interno para organizar un acto y expresar su malestar, el triunvirato de mando cegetista resolvió una movilización con diversas consignas para escenificar su guardia en alto. Se marchará a partir de las 15 horas desde el Obelisco hasta el Congreso, y se leerá allí un documento en el que se reivindicarán las paritarias como mecanismo para mejorar los ingresos tras el intento del ministro de Economía, Sergio Massa, de suspender las negociaciones entre sindicalistas y empresarios por seis meses a cambio de una suma fija. Habrá además críticas para los empresarios por la suba de los precios y un fuerte llamado de atención a la casta política por las recurrentes crisis en las que cae el país.

En un abierto desafío al sindicalismo peronista, la izquierda y los piqueteros duros también se movilizarán, aunque el epicentro del reclamo será la Plaza de Mayo. Ambas marchas comenzarán a la misma hora y hay máxima tensión por un posible choque entre los militantes, si bien se concentran en diferentes puntos del centro porteño. El antecedente de 2017 sigue fresco: el 7 de marzo de ese año la cúpula de la CGT se fue silbada y abucheada por una multitud y debió huir en medio de un clima hostil. Le reclamaban activar una huelga contra la gestión de Mauricio Macri. Advertido de esta situación, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dispuso 2000 policías y un operativo especial de agentes de tránsito por los múltiples cortes de calle. Calculan que se movilizarán 100.000 personas.

El punto de partida de la marcha de la CGT será el Obelisco y finalizará en la Plaza de los Dos Congresos. No hubo consenso para activar el reclamo en la Plaza de Mayo porque sería apuntar directamente contra el Presidente, según informaron fuentes cegetistas. El malestar sindical con Alberto Fernández creció por la promesa incumplida de crear un Fondo Nacional para la Cobertura de Prestaciones Básicas a favor de las Personas con Discapacidad que se constituiría con recursos provenientes del Tesoro de la Nación. De concretarse, las obras sociales sindicales se ahorrarían unos $35.000 millones anuales, según los cálculos de especialistas .

La modalidad de la protesta dista mucho de la prosapia sindical, acostumbrada a manifestaciones ruidosas musicalizadas con bombos y trompetas, que solo callan cuando algún dirigente con ascendencia lo pide desde un micrófono. Ese no sucede desde los tiempos de unidad con Hugo Moyano. Ninguno de los integrantes del triunvirato logra hoy el suficiente consenso interno para satisfacer a todas las tribus que conviven bajo el mismo techo. De hecho, uno de ellos [Carlos Acuña], ni siquiera participaría del reclamo para no entorpecer su alineamiento con Massa. Héctor Daer Pablo Moyano, los otros dos referentes, evitaron decir que la movilización es en contra del Gobierno, y prefirieron elegir a los empresarios como blanco de sus críticas. Sumaron con esa retórica al Movimiento Evita y Barrios de Pie, dos agrupaciones sociales que comulgan con el oficialismo y que aportarán militantes al despliegue.

Pablo Moyano, Héctor Daer y Carlos Acuña, los integrantes del triunvirato de mando de la CGT
Pablo Moyano, Héctor Daer y Carlos Acuña, los integrantes del triunvirato de mando de la CGTTélam

El kirchnerismo, ¿a Plaza de Mayo?

En medio de su interna, la cúpula de la CGT se movilizará unida, aunque podría haber columnas de sindicatos afines al kirchnerismo que resuelvan modificar la hoja de ruta y llevar sus reclamos a la Plaza de Mayo, donde estará la izquierda. Es lo que podría suceder con alguna tropa de militantes del gremio de curtidores, que encabeza Walter Correa, o de la seccional porteña de ATE, que levantan consignas contra el Fondo Monetario Internacional (FMI) y piden un salario básico universal, en línea con las demandas del trotskismo y los movimientos oficiales opositores. También piden un reajuste por encima de la inflación para las jubilaciones.

Pablo Moyano, interlocutor sindical de la vicepresidenta, advirtió que la de hoy será “la primera marcha de muchas” y apuntó sus críticas contra el empresariado. Aunque no eludió apuntarle al Gobierno, al que acusó de falta de fortaleza para controlar los precios.

Cristina Kirchner recibió hace dos semanas en el Senado a los sindicalistas Omar Plaini, Walter Correa, Mario Manrique y Pablo Moyano
Cristina Kirchner recibió hace dos semanas en el Senado a los sindicalistas Omar Plaini, Walter Correa, Mario Manrique y Pablo Moyano

En su documento, la CGT apuesta a una reacción de la política y fuerza a pensar un horizonte. “La transición hacia un proceso de recuperación requiere de la instrumentación de una transición justa y de políticas superadoras del pasado y del presente. Basadas en consensos amplios, previsibilidad, confianza mutua y grandeza política, que recreen la legitimidad pública y privada de las instituciones”, piden los sindicatos, que en sus charlas de debate sobre la redacción del documento se escucharon críticas al kirchnerismo, aunque optaron por no hacer nombres propios.

“Profundizar la grieta, bajo la lógica de especulaciones políticas o electorales de coyuntura, solo nos conduce al abismo. Es tiempo de consensos, de acuerdos”, reclama la central obrera en un llamado que también incluye a los empresarios.

Fuente Lanacion