Kevin Spacey debe pagar 31 millones de dólares a la producción de House of Cards por presunta conducta sexual inapropiada

Kevin Spacey debe pagar 31 millones de dólares a la producción de House of Cards por presunta conducta sexual inapropiada

El actor enfrentó este jueves otro revés judicial en una de las múltiples causas en las que se lo acusa de abuso, manoseos y violación

Aprincipio de este año, los abogados de Kevin Spacey pidieron la anulación del fallo arbitral dictado en 2020 que establecía que el actor debía pagarle a la productora de House of Cards, MRC, casi 31 millones de dólares por su supuesta conducta sexual inapropiada detrás de escena de la exitosa serie de Netflix. Los letrados alegaban que solo existieron “insinuaciones sexuales” y “juegos inocentes” que no llegaron a violar las políticas de la empresa. Este jueves, el juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Mel Red Recana, confirmó aquel laudo condenatorio.

Spacey era uno de los protagonistas de la serie basada en las tensiones, intrigas y traiciones que se manejan en las más altas esferas del poder. Allí, interpretaba a Frank Underwood, el presidente de los Estados Unidos, pero durante la sexta temporada, luego de enfrentar acusaciones de que había agredido sexualmente y abusado de hombres jóvenes, terminó siendo expulsado de la serie.

Según trascendió en su momento, una de las presuntas víctimas fue un asistente de producción que aseguró que Spacey lo manoseó. Ante esas acusaciones, la productora decidió comenzar una investigación cuyo resultado resultó determinante para decidir la desvinculación del actor.

En su alegato, MRC aseguró que Spacey provocó una pérdida millonaria, cuando su mala conducta los obligó a echarlo y a acortar la sexta temporada. El árbitro encontró esos argumentos válidos y consideró que el comportamiento del intérprete constituía un incumplimiento material de sus acuerdos como actor y productor ejecutivo. Por eso, ordenó el pago de 29,5 millones de dólares en concepto de daños y otro 1,5 millones para cubrir los costos y honorarios.

Esas no fueron las primeras acusaciones por conducta inapropiada que enfrentó el protagonista de la serie. En 2017, en un artículo de Buzzfeed, el actor Anthony Rapp alegó que Spacey le había hecho una insinuación sexual en 1986, cuando Rapp tenía apenas 14 años. Dos días después, CNN puso al aire un informe en que se acusaba a Spacey de crear un ambiente “tóxico” en el set al hacer comentarios groseros y tocar sin consentimiento a los jóvenes miembros del personal masculino. Ese mismo día, la producción de House of Cards fue suspendida.

Después de analizar todo el material, tanto el informe emitido por la cadena de noticias como la investigación interna, el árbitro encontró que Spacey violó la política de acoso sexual de MRC con respecto a cinco miembros del staff de House of Cards. Además, consideró que MRC “presentó un reclamo de daños directo basado en números concretos”, y que “fueron apropiadamente conservadores y se basaron casi por completo en los costos reales de MRC y los ingresos contratados”.

Esta no es la única causa que enfrenta Spacey. En mayo, fue acusado de cuatro cargos de agresión sexual y un cargo de “hacer que una persona participe en una actividad sexual con penetración sin consentimiento” por parte de la Fiscalía General de la Corona (CPS) del Reino Unido, luego de haber analizado por más de un año el material obtenido por Policía Metropolitana.

Los hechos que llevaron a Spacey a los tribunales habrían ocurrido entre 2005 y 2013, cuando era director artístico del prestigioso teatro Old Vic, en Londres. Las víctimas de cuatro de ellos son tres hombres, de alrededor de 30 y 40 años en la actualidad. A mediados de julio de este año, Spacey se declaró inocente al momento de ser notificado de los cargos y esperará en libertad el comienzo del proceso, previsto para 6 de junio de 2023.

Además, una corte federal de Nueva York fijó para el 4 de octubre el inicio del proceso abierto a partir de la denuncia de Anthony Rapp, quien asegura que tenía 14 años cuando Spacey lo invitó a su casa después de una fiesta y lo agredió sexualmente de un modo que todavía le provoca un cuadro de “angustia emocional extrema”. En 2017, apenas conocida la acusación, el actor se excusó diciendo que no tenía recuerdo del episodio (ocurrido en 1986). Se disculpó públicamente por lo que, desde su visión, fue el resultado de un “comportamiento profundamente inapropiado surgido de una situación de ebriedad”.

Fuente Lanacion