Funeral, homenajes y trámites: tres presupuestos para despedir a un ser querido en la Argentina

Funeral, homenajes y trámites: tres presupuestos para despedir a un ser querido en la Argentina

TN realizó un relevamiento para conocer los precios estimativos del último adiós, qué documentos se necesitan y cuáles son los diferentes servicios que se ofrecen las funerarias.

Esperada o no, la muerte de un ser querido irrumpe en la rutina y genera una revolución de emociones. Ante la triste situación, la familia y allegados buscan homenajear a la persona de la mejor manera posible.

Sin embargo, muchas personas no tienen en cuenta la importancia de los papeles luego del fallecimiento, ni saben de qué manera o cuáles son las opciones para llevar adelante la última despedida. TN realizó un relevamiento para conocer los gastos aproximados y cuáles son las recomendaciones de los expertos.

Documentos básicos

Una vez que una persona se muere, hay un documento inicial que es fundamental: el certificado de defunción. Según las causas del deceso, el papel llegará a la familia por diferentes vías. “Si murió bajo el mando del médico de cabecera o en un hospital, allí se encargarán de hacer el certificado. Si fue en un accidente habrá intervención policial y/o judicial y lo extenderá un médico forense. Hay muchas y diversas situaciones”, explicó Eduardo Malvé, vocero de la Cámara de Empresas de Servicios Funerarios y Afines de CABA.

Con el certificado, la familia podrá acudir a una empresa de servicios funerarios en donde se encargarán de asesorar, aconsejar respecto a la última despedida y facilitar los trámites.

Luego “con el DNI de la persona fallecida, el certificado y un declarante se puede inscribir el fallecimiento en el registro civil” y obtendrán el acta de defunción y la licencia de inhumación o cremación -dependiendo lo que la familia desee-. Esto es determinante porque esos papeles permitirán avanzar rápidamente con el cobro de seguros y las cuestiones sucesorias.

Hay diferentes maneras de despedir a un ser querido y homenajearlo. (Foto NA/MARCELO CAPECE)
Hay diferentes maneras de despedir a un ser querido y homenajearlo. (Foto NA/MARCELO CAPECE)

Un dato interesante es que no todos los registros civiles tienen los papeles digitalizados: “En el AMBA está digitalizado, se hace a través de una funeraria en conjunto con el registro civil. En cambio, en el interior todavía hay un movimiento de documentos necesarios para iniciar el trámite, ya que se debe iniciar de forma digital y para que se concrete, es necesario hacerlo de manera física”.

¿Los trámites tienen un costo? Sí, forman parte del servicio que se contrata.

Último homenaje y despedida

Malvé hizo especial hincapié en el último homenaje y el espacio que se genera para que familiares y allegados puedan despedirse de la persona. “Todo ese proceso es muy significativo y relevante para, por ejemplo, marcar el inicio del duelo. Si no se produce eso, cuesta mucho más la elaboración de ese momento”, expresó.

La despedida se realiza en una sala velatoria que se elegirá teniendo en cuenta las características de la familia y los servicios que desean incluir. Lógicamente, hay algunos paquetes lindos pero sencillos y hay otros que pueden tener “mejoras” como el tiempo del homenaje, el catering o el estilo del féretro.

El velorio puede durar cuatro, ocho, diez horas, lo que la familia elija. En muchas ocasiones piden dividirlo en dos días o en dos horarios distintos para que más personas puedan concurrir. Asimismo, cuánto más largo es el velorio, más servicios de apoyo -atención y catering- se van a necesitar, lo que incrementará el número final.

Depende el servicio que se contrate, el velorio contará con una atención más personalizada o algunos detalles más lindos en la última despedida. (Foto: Adobe Stock)
Depende el servicio que se contrate, el velorio contará con una atención más personalizada o algunos detalles más lindos en la última despedida. (Foto: Adobe Stock)Por: Kzenon – stock.adobe.com

¿Cremación o entierro?: los costos de la despedida final

Concluido el velatorio, tendrá paso la despedida final. En esta última instancia, las opciones son: cremar el cuerpo, inhumar en tierra o se puede colocar en nicho, panteón o bóveda -aunque estos dos últimos casi no suelen utilizarse en la actualidad-. En base al relevamiento realizado por TN, los precios estimativos son:

  • Servicio básico: en todo el país, el promedio puede rondar entre los $120.000 $140.000. Este valor es únicamente de la parte fúnebre, es decir: el retiro de la persona que falleció, el traslado al lugar del velatorio, el velatorio y el traslado desde el velatorio al lugar de inhumación o cremación.
  • Servicio básico con cremación/inhumación: se trata de un velorio de 4 horas que incluye la sala, cafetería, traslado al cementerio, vehículo fúnebre, vehículo acompañante, féretro con características básicas e inhumación en un cementerio público puede rondar entre los $225.000 hasta los $315.000.
  • Servicio estándar: es el más elegido, con 4 a 6 horas de velorio. Incluye la sala, un catering con atención personalizada, traslado al cementerio, vehículo fúnebre, vehículo acompañante, féretro con mejores características e inhumación en un cementerio público puede salir desde $315.000 $390.000.
  • Servicio directo: fue el que se utilizó durante la pandemia, aunque los expertos afirman que se sigue eligiendo. En este caso no hay velación, sino que consta de retirar el cuerpo del sanatorio y se lleva a la cremación o inhumación. El costo es similar al básico.
  • Servicio tope de gama: además de contar con un velorio más prolongado, va acompañado de un mayor apoyo y atención, un catering de primer nivel, salas modernas, arreglos florales, vehículo fúnebre y acompañante de alta gama, un féretro de cedro con enjambres de bronce y gran tapizado (se estima que el peso de este féretro es el triple de un básico). Para este paquete luxury se estima entre $1.300.000 y $1.500.000.
  • El costo de mantenimiento de las parcelas/nichos es diferente en todo el país, según explicó Flores. En primer lugar, dependerá de si es en cementerio público ($15 mil anuales) o privado (entre $50 mil y $70 mil). En segundo lugar, el precio variará si es en el interior de la provincia o en las grandes capitales.
  • Crematorio: el valor promedio varía entre $40.000 y $50.000.

Una aclaración fundamental: en el costo de todos los servicios anteriormente detallados se incluye el asesoramiento por parte de las empresas funerarias y los papeles.

Por otro lado, Guzzo remarcó la importancia del trabajo “postventa” del servicio fúnebre y la necesidad de contar con empleados especializados en cada sector: “Hay muchos pasos posteriores que hacen a nuestro trabajo como la entrega de la urna con las cenizas, que eso suele ser varios días después del velorio; o la rendición de los papeles en tiempo y forma”.

Diferencias en los féretros

Existen muchos modelos y estilos de ataúdes. Con más detalles, de distintos tipos de madera o básicos. Eso lleva a tener en cuenta que cada féretro tiene características funcionales y estéticas.

En el caso del entierro, dependerá del lugar: si es en tierra (parcela), el féretro es solamente un contenedor. En cambio, para una despedida final en un nicho tendrá que poseer ciertas particularidades como tener una caja interior metálica. Si debiera colocarse en una bóveda familiar, las características serían superiores: “Si piensa en este tipo de homenaje, está pensando en algo importante. Por lo que el féretro utilizado será más lujoso”, indicó Malvé.

Existen diferentes estilos de féretro. (Foto: Adobe Stock)
Existen diferentes estilos de féretro. (Foto: Adobe Stock)Por: Alexander; Denisenko | AlexanderDenisenko – stock.adobe

Para la cremación también se requiere un ataúd, pero suelen utilizar el más básico. Sin embargo, aquí entra en juego la segunda categoría y el vocero de la Cámara de CABA planteó: “Hay féretros de ciertos niveles, más lindos y eso está vinculado a donde estoy rindiendo el último homenaje a mi ser querido. Es entendible cuando hay gente que no pueden pagarlo, pero a otros no les interesa gastar en eso”.

Factor pandemia

En la Argentina hubo miles de muertos durante los casi dos años de pandemia. En ese marco, se creería que el sector fúnebre fue uno de los mal llamados “beneficiados”. Sin embargo, Flores lo desmiente: “No fue bueno para la actividad porque nosotros vendemos un conjunto de servicios que hacen a la despedida y, por ejemplo, los velorios en pandemia estaban prohibidos. Con lo cual, solo tomábamos servicios directos”.

“Después de la pandemia se fueron incrementando los valores por el contexto de inflación. Es difícil para las empresas que tenemos muchos trabajadores volcar los costos reales al cliente porque uno se pone en su lugar, pero tenemos que salvaguardar los intereses luego del parate”, completó Guzzo.

Fuente tn