Clases: Ciudad analiza una presencialidad plena para los primeros años del secundario

Clases: Ciudad analiza una presencialidad plena para los primeros años del secundario

Esos alumnos dejarían la “bimodalidad”, y los más grandes volverían al aula. Las vacaciones de invierno no tendrían cambios.

No sería sólo la vuelta de los alumnos más grandes del secundario a las aulas, como ya había trascendido. El Gobierno porteño, además, quiere ir más allá y ampliarle las instancias de presencialidad a los alumnos de primero y segundo año, que ahora están yendo a la escuela, pero con un esquema mixto (bimodalidad), que combina presencialidad con virtualidad.

La idea sería, en definitiva, que los alumnos de tercer año en adelante -que ahora están sin ir a la escuela- dejen la virtualidad y pasen a la bimodalidad; mientras que los estudiantes de primero y segundo año -que ahora están en bimodalidad- pasen a una presencialidad plena.

Todos ganarían en horas de presencia dentro de los colegios. Aunque hay que aclarar que, por los protocolos, algunos colegios no pueden garantizar esa presencialidad completa para todos los estudiantes al mismo tiempo.

Esta una de las dos opciones que maneja el Ministerio de Educación porteño para la semana que viene, según pudo saber Clarín. Lo analizaron este miércoles, en una reunión con diversos ministros de la Ciudad, entre los que estuvo Fernán Quirós.

El ministro de Salud se había esperanzado a principios de la semana con una incipiente baja de los contagios, pero en los últimos días este fenómeno se detuvo, y por eso pidió esperar un par de día más antes de tomar una decisión.

La otra opción que analiza el Ministerio de Educación porteño es la que ya dejó saber la ministra Soledad Acuña este martes en declaraciones periodísticas. Sería incorporar a los alumnos más grandes a un esquema bimodal, dejar a los más chicos como están ahora, y entonces queden todos los estudiantes secundarios con ese esquema de educación mixta.

No existe entre los funcionarios porteños la idea de volver a cerrar las escuelas, como les reclama el Gobierno nacional, sobre la base del “semáforo epidemiológico”, que indica que la Ciudad está bajo “alarma sanitaria” y debe suspender la presencialidad en todos los niveles.

Como el proyecto de “Ley Pandemia” finalmente no fue incluido en el temario de sesión de Diputados de este jueves, lo más probable es que las nuevas restricciones salgan otra vez por DNU presidencial. En ese caso, desde la Ciudad esperarán que el presidente Fernández haga los anuncios este viernes, para después hacer los propios del distrito porteño, como lo vino haciendo con los últimos DNU.

Vacaciones de invierno
En el Ministerio de Educación porteño también analizan, en estos momentos, qué van a hacer con las próximas vacaciones de invierno. Según pudo saber Clarín, hasta ahora lo que tiene más chance es que no haya ningún cambio al respecto. Es decir, el receso estudiantil de invierno sea en las últimas dos semanas de julio, como está establecido en el calendario escolar.

Otra opción que se estudiaba era juntar en la semana anterior todas las jornadas docentes que quedan del año -en las que no hay clases- y así “estirar” el receso invernal, e incluso sumarle el feriado del 9 de julio.

Pero esta alternativa no está ganando peso en el Ministerio de Educación porteño, donde dicen que “no se gana nada cambiando por cambiar”. La decisión es entonces ir viendo, paso a paso, junto al ministro Quirós la evolución de la pandemia, para así ir tomando las decisiones.

¿Y Provincia?
En la provincia de Buenos Aires, en tanto, seguiría la interrupción de las clases en 114 distritos, entre ellos todos los del Conurbano, que están bajo “alarma epidemiológica”.

Una fuente del Ministerio de Educación nacional, sin embargo, se mostró optimista y afirmó que cree que pronto se podrán abrir las escuelas bonaerense.

“Cuando la tasa de incidencia (el cociente entre el número de casos en los últimos 14 días y el de los 14 días previos) baje de 500 esos distritos van a poder volver a abrir las escuelas. Ese indicador está bajando y cerca de llegar a 500. Creemos que pronto van a poder volver a un esquema de presencialidad”, le dijo esa fuente oficial a Clarín.

Fuente Clarin