Bill Gates anunció su divorcio de Melinda tras 27 años de matrimonio

Bill Gates anunció su divorcio de Melinda tras 27 años de matrimonio

El empresario y creador de Microsoft sorprendió con la noticia a través de las redes, aunque aclaró que seguirán trabajando juntos.

Bill Gates causó conmoción al anunciar su separación de Melinda Ann French, tras 27 años de matrimonio y tres hijos en común. La pareja se ha convertido en una de las principales figuras de la lucha mundial contra el virus Covid-19.

«Después de mucho pensar y trabajar en nuestra relación, hemos tomado la decisión de terminar nuestro matrimonio», comienza el comunicado que el mismo Bill Gates compartió a través de sus redes sociales, y que luego la empresaria también compartió en Tiwitter.

El texto continúa: «Durante los últimos 27 años, hemos criado a tres hijos increíbles y hemos creado una fundación que trabaja en todo el mundo para que todas las personas puedan llevar una vida productiva y saludable», señala el empresario, informático y filántropo estadounidense.

A pesar de la disolución de su pareja sentimental, Bill Gates aseguró que continuarán trabajando juntos en la fundación. «Seguimos creyendo en esa misión y continuaremos nuestro trabajo juntos en la fundación, pero ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en esta próxima fase de nuestras vidas», indicó sobre su situación actual con Melinda, con quien forma uno de los conjuntos de filántropos más influyentes del mundo.

Bill y Melinda Gates: su historia de amor y filantropía
Bill Gates, de 65 años de edad, y Melinda Ann French, de 56, se conocieron a finales de la década de 1980, cuando Melinda se incorporó a la empresa de Microsoft de Bill. Dirigen conjuntamente la Fundación Bill y Melinda Gates.

La organización ha gastado miles de millones en la lucha contra causas como las enfermedades infecciosas y el fomento de la vacunación infantil.

Se desconoce si el divorcio impactará de alguna manera en la Bill & Melinda Gates Foundation, aunque desde hace tiempo el consejero delegado de la organización es Mark Suzman, mientras que ellos dos han servido como fideicomisarios junto al inversor Warren Buffett, con quien están detrás del Giving Pledge, que pide a los multimillonarios que se comprometan a donar la mayor parte de su riqueza a buenas causas.

La fundación, creada en el año 2000, se ha convertido en una de las organizaciones filantrópicas más importantes del mundo con unos fondos de casi 50.000 millones de dólares. En 2020, Bill Gates renunció a su cargo de consejero en Microsoft, la empresa que fundó en 1975 con Paul Allen, para dedicarse a las actividades benéficas.

La pareja se ha convertido en una de las principales figuras de la lucha mundial contra el virus Covid-19, y es probable que su separación provoque una gran conmoción en el mundo de la filantropía, la salud pública y los negocios. Han donado más de 250 millones de dólares a través de su fundación. Gates, además, hizo varias tesis sobre cómo vencer pandemia.

El divorcio creará nuevos interrogantes sobre el destino de la fortuna de los Gates, gran parte de la cual aún no ha sido donada a la Fundación Bill y Melinda Gates. Bill Gates es la cuarta persona más rica del mundo, según Forbes, y tiene un valor de 124.000 millones de dólares. Hizo su dinero a través de la empresa que cofundó en los años 70, Microsoft, la mayor compañía de software del mundo.

Bill Gates lleva años estudiando el cambio climático y tiene un plan para combatirlo. En un nuevo libro, el fundador de Microsoft ofrece una hoja de ruta para reducir a cero las emisiones, una meta factible, pero que requerirá grandes avances tecnológicos, según avisa. “Cómo evitar un desastre climático”, que salió a la venta el 16 de febrero en una veintena de países, es una aportación amplia y didáctica al debate sobre el clima de alguien que fue capaz de ver con años de antelación el «boom» del software o la falta de preparación del mundo ante una eventual pandemia.

El mensaje de Gates es a la vez optimista -frenar el calentamiento global en las próximas décadas es posible- y realista -harán falta enormes progresos tecnológicos y mucha voluntad política-.

Fuente Perfil